¿Por qué invertir en herramientas propias para el análisis de datos podría ser la clave del éxito de Retailers?

Análisis de datos con herramientas propias

La investigación de mercados, es una herramienta necesaria para identificar cuáles son las tendencias en el comportamiento de los consumidores. Es una acción fundamental para diseñar estrategias de marketing exitosas y poder orientar los objetivos empresariales a la captación de clientes.

La toma de decisiones basada en datos es clave para la consecución de las estrategias empresariales. Por ello profesionales del Marketing y Trade Marketing, invierten buena parte de su presupuesto en investigación y monitorización de los consumidores y la competencia.

La omnicanalidad ha creado un incremento substancial de inputs para la toma de decisiones estratégicas. El objetivo final se centra en mejorar la experiencia de compra para completar el proceso de fidelización.

Por otra parte, manejar información de calidad, segmentarla y sacar conclusiones estratégicas es sinónimo de ventaja competitiva en el entorno empresarial; en otras palabras, es un factor diferencial.

Es obvio, por tanto, el creciente interés del sector del retail por investigar a conciencia los datos que generan los diversos canales de comercialización para desarrollar negocios más rentables y reinventarse al compás de la nueva época post-Covid. Pero, ¿cómo hacerlo?, ¿investigamos de forma interna o externa? Analicemos las posibilidades en el contexto actual.

Crece el nivel de subcontratas en torno a la investigación de mercados

Si sacamos a la palestra uno de los últimos estudios llevados a cabo: el informe “El futuro del Retail Intelligence 2020”, realizado por la plataforma Geoblink, descubre la tendencia creciente de retailers que optan por subcontratar los servicios de la investigación de los mercados.

Los números son claros: el sector ha pasado de un 40% de empresas que subcontratan la investigación de mercados durante el 2018 a un 49% en el año 2019.

¿A qué se debe esta tendencia?, ¿cuáles son las razones por las que no se integra dentro del organigrama de las empresas?

Podemos hacer dos lecturas pertinentes de este dato; la primera es que existe un interés real por la investigación pormenorizada de mercados en el sector retail, ya que mejoran las estrategias de captación y fidelización de clientes; y la segunda es que las empresas aún desconocen qué es la investigación de mercados o cómo realizarla.

Esto es debido a que les falta especialización, capacidad (económica y/o logística) para analizar el mercado y sacar conclusiones desde su seno interno.

Investigación de mercados en la empresa

Integra la investigación del mercado y el análisis de datos con Checkplus Audit

¿Cómo integrar entonces la investigación del mercado en nuestra empresa?, ¿es una aspiración factible? Sí, lo es.

Una opción fiable y sólida es disponer de una solución para la captura, visualización y análisis de indicadores como Checkplus Audit.

Este potente software proporciona datos claves para los negocios a tiempo real (a través de una nube), por lo que podremos tomar decisiones empresariales con mayor agilidad.

La clave reside en auditar, inspeccionar y analizar los principales inputs: la red comercial, PDV, flota de vehículos, control de calidad e imagen corporativa, entre otras.

Para algunas empresas el problema del análisis de datos es implantarlo; pero con Checkaudit lo podremos hacer de forma interna y sostenible, podremos obtener ventajas competitivas.

Analicemos algunas de estas ventajas para convencernos de su idoneidad.

Investigación de mercado con herramientas propias

Siete ventajas de tener la investigación de mercado integrada en la empresa

  1. Que la investigación sobre los datos obtenidos (y su posterior análisis), y la estrategia de negocio formen parte del grueso de la empresa dará empaque y sentido a las acciones de marketing; el hecho de no estar segregados hace que fluya mejor la comunicación. En el caso contrario, habiendo intermediarios en el proceso, todo se complica.
  2. La empresa dispondrá así del control total de la información y de los datos que procesa, teniendo acceso en cualquier momento a ellos. Podremos obtener un mayor conocimiento que el que nos llega filtrado a través de un servicio subcontratado.
  3. La interpretación de los datos será de una mayor calidad, ya que se podrán relacionar y extrapolar estos en todo momento con la realidad interna de la empresa. Por el contrario, desde un tratamiento aséptico y distante establecer estas conexiones resulta más laborioso. El rigor analítico brinda una oportunidad de identificar insights relevantes: al final queremos conocer al público objetivo, ¿qué piensa?, ¿cuáles son sus hábitos de consumo?, ¿que exige a las marcas?
  4. Tendremos una mayor agilidad a la hora de conseguir la información y consultarla. Las fuentes son más directas y los datos están al alcance de la mano de cualquier empleado de la empresa que esté autorizado a examinarlos.
  5. Si el proyecto de implementar herramientas de análisis y recopilación de datos está fijado a largo o medio plazo, finalmente contar con una herramienta propia supone un ahorro de costes que podemos invertir en mejoras en el proceso de investigación.
  6. Los propios empleados tendrán un mayor conocimiento de las dinámicas internas de la empresa, y podrán hacer un trabajo de investigación y análisis de datos enfocado a las necesidades de la misma. Lo que te da alguien de dentro no te lo da alguien de fuera.
  7. En tiempos donde la seguridad está tan cotizada y la ley es tan exigente, el manejo interno de los datos garantiza un alto nivel de confidencialidad y discreción.
7 Ventajas de la investigación de mercados integrada

Objetivo de la investigación de mercados: Mejorar la experiencia de usuario

El sector retail se ha marcado como objetivo mejorar la experiencia de los consumidores. ¿Cómo podemos mejorar esta experiencia y los procesos de compra para fidelizar la clientela?

He ahí el quid de la cuestión.

Las últimas tendencias apuntan a la relevancia del uso de la tecnología, y en concreto, a la implantación de la transformación digital (con mayor énfasis en estos tiempos que corren de convivencia con la Covid-19) en la realidad empresarial.

El consumo se ha especializado de manera exponencial; es decir, los consumidores o clientes buscan productos y servicios hechos a su medida que proyecten y cubran sus anhelos cumpliendo con sus expectativas.

En otras palabras, desean una experiencia de compra satisfactoria.

Experiencia de usuario como objetivo de la investigación de mercados

En este sentido cobra importancia la exclusividad, la novedad, lo creativo y lo auténtico. Nos sentimos bien cuando compramos algo que sentimos “para nosotros” que tenga cariz artesanal y parezca cercano; pero que además podamos adquirir pronto y en buenas condiciones.

El consumidor es cada día más ágil y exigente; valora la inmediatez y la seguridad en los procesos de compra. También valora que exista posibilidad de vuelta atrás, de un reembolso fiable si lo adquirido no cumple con sus expectativas.

Por tanto, el nivel de exigencia ha subido al ritmo de una mayor oferta; para fidelizar nuestro cliente es preciso hablarle de tú a tú, desarrollar ese valor añadido de la “experiencia”.

Por eso debemos brindarles experiencias reales, nunca impostadas, sencillas, honestas, cercanas y especializadas.

Los retailers se esfuerzan por establecer relaciones de confianza con el consumidor con sofisticadas técnicas de fidelización: hipersatisfacción, engagement, personalización, etc.

Resumiendo, el sector retail tiene pues, un reto, integrar el universo digital y físico en su día a día con garantías, sin descuidar alguna de las partes. La línea que separa a ambos terrenos es cada día más difusa, ¿por qué no pensar en un modelo mixto sostenible?

No te pierdas nuestros últimos artículos sobre soluciones digitales para Marketing y Trade Marketing