El registro de jornada revoluciona la hostelería

Control de presencia en hostelería

La ya conocida normativa de Registro de Jornada, no deja a nadie indiferente y, en este caso la industria de la hostelería se encuentra en el ojo del huracán.

Un sector de horarios flexibles que adapta sus jornadas a la demanda del consumidor, donde aun teniendo un horario establecido, las personas trabajadoras que actúan en este sector, saben cuando entran pero no cuando salen.

De este modo, la nueva normativa ha supuesto un seísmo para las empresas que toman parte en este mercado, llevando a que propietarios (generalmente) de pequeños negocios, decidan incumplir la ley y no implementar un registro de jornada laboral.

Pese al descontento del sector restauración respecto a esta reciente regulación, Inspección de Trabajo y Seguridad Social insiste en amparar a los 376.000 trabajadores que realizan 2,96 millones de horas extra a la semana sin retribución alguna.

Francis Paniego, chef de restaurante Echaurren, ha expresado su opinión sobre este tema, defendiendo los derechos de los trabajadores y en contra de ciertos tópicos de esta parte del sector turismo, apoya la implantación de este nuevo método de gestión de partes de trabajo:

“La medida es buena para los trabajadores y será buena también para las empresas y para nuestro sector, condicionado desde siempre por los tópicos de que este es un oficio duro y de que la hostelería es así.”

Asimismo, a través de su cuenta de Twitter, el chef ha revelado el cambio organizativo que han aplicado ellos para adaptarse al RD:

Dirigiéndose a este cambio como “una pequeña revolución”, Francis Paniego hace un llamamiento a los consumidores, en referencia a los horarios que estos eligen para acudir a los establecimientos gastronómicos. Mediante una estimación horaria pretende facilitar el cumplimiento de la normativa y la labor de los trabajadores; «los clientes no deberían llegar a comer más tarde de las 14:45 o de las 22:00 en caso de cenas.»

No obstante, otros muchos empresarios de la industria gastronómica mantienen su rechazo hacia este control de jornada, declaran que si aplican la nueva normativa, los beneficios no serán suficientes y muchos temen cerrar sus negocios.

Entre tanta polémica, esta situación ha llegado a las redes, donde miles de usuarios dan su opinión sobre este escenario (al que muchos pertenecen).

Comparando en muchas ocasiones la situación de los trabajadores con la esclavitud, la sociedad se posiciona de lado de los empleados y apoyan la implantación de la nueva ley.

Esta delicada coyuntura hace que Inspección de Trabajo tema por la manipulación de los datos de registros de jornada, puesto que, de momento, todos los servicios de fichaje están permitidos, incluso los más obsoletos.

Frente a esta afirmación, Luis Salinas, dirigente de consultoría Salinas Restauración, manifiesta su desacuerdo:

“El sector hará de alguna manera lo que exige la ley, pero levantando la mano. Como se puede fichar en un papel con una firma, porque así lo dice la normativa, se fichará toda la semana de 8 a 5 y punto. Es así de fácil”

Unas sospechas para nada injustificadas si tenemos en cuenta que, Inspección de Trabajo ya cuenta con denuncias de trabajadores a sus centros de trabajo, alegando que no fichan su jornada laboral.

Tanto falsear los datos del registro como, directamente, no aplicar ningún sistema de control horario, han pasado a ser delitos y como todo delito, conlleva una sanción. El importe de dichas sanciones dependerá del nivel de la infracción cometida:

  • Infracciones leves: Van de 60 a 625 euros. Las razones de estas infracciones pueden ser el no informar al trabajador de las horas trabajadas o no implementar procedimientos para la gestión de horas.
  • Infracciones graves: Estas multas oscilan entre 626 y 6.250 euros. Se aplicarán en casos como irregularidades en la jornada o en el pago.
  • Infracciones muy graves: Acarrean multas desde 6.251 hasta 187.515 euros. Para infracciones como horas extras no remuneradas o superación del cómputo anual de 80h.

Para abordar esta situación, Trabajo llevará un control más exhaustivo del registro de jornada, en otras palabras enviar más inspectores que acrediten que las empresas están cumpliendo con el Real Decreto – ley 8/2019.

A fin de cuentas, la ley hay que cumplirla y los empresarios dedicados al sector hostelería y restauración solo tendrán dos opciones; reducir horarios o contratar más personal.

Posiblemente las cuentas de los establecimientos varíen debido al cambio, y habrá que encontrar formas de cuadrar gastos con ingresos, para conseguir beneficios. Hay quien habla de la subida de precios como la solución a este problema, cada empresario deberá auditar su propio negocio y barajar las soluciones que encuentre ante esta situación.

El objetivo es conseguir mejorar la calidad de trabajo de los empleados manteniendo la rentabilidad de los negocios hosteleros.

 

Si quieres saber más sobre el registro de jornada, echa un vistazo al Blog en nuestra Web o a nuestro LinkedIn para estar al día de todas las novedades.