Estudios avalan la jornada mixta que combina teletrabajo y trabajo en oficina como el modelo ideal de cara al futuro

Teletrabajo desde casa

La crisis sanitaria ha obligado a muchas empresas a cambiar su modelo laboral, adaptándose a las circunstancias e incorporando el teletrabajo a su día a día.

Dos estudios, uno publicado en la revista de investigación Harvard Business Review, y otro llevado a cabo por el Grupo Adecco, concluyen que vamos camino de una nueva cultura del teletrabajo, aún incipiente, pero sin duda muy relevante.

El futuro irá en esta línea. Según los expertos, la jornada mixta o el modelo laboral híbrido favorece la creatividad y productividad de equipos de trabajo.

La investigación Las Implicaciones de Trabajar sin Oficina que ha dirigido el profesor británico Ethan Berstein concluye que se ha creado un nuevo escenario con el teletrabajo, destacando que en la cúspide de la pandemia ha funcionado muy bien gracias a la implicación de todos los implicados: “Lo han hecho todos, y todos de forma colectiva han ido configurando el cómo hacerlo”.

Por otro lado, este último mes, el Grupo Adecco, la célebre e internacional empresa de trabajo temporal y consultora mundial de RRHH, ha presentado públicamente el estudio Resetting Normal: redefiniendo la nueva era del trabajo.

En el se exponen interesantes conclusiones sobre el mercado laboral a escala mundial, ofreciendo una visión periférica del antes, el durante y el después de la pandemia tras estudiar ocho países de indudable impacto como son España, Alemania, Italia, Estados Unidos, Reino Unido, Japón, Australia y Francia.

¿Cómo será nuestro futuro laboral?, ¿qué nos deparará la dupla innovación-necesidad?, ¿se abre con la crisis una ventana hacia una nueva era?, ¿sobrevivirán las fórmulas de trabajo tradicionales?, ¿qué percepción tienen de los sectores laborales las personas trabajadoras?

Todo esto y mucho más se ha intentado abordar en este estudio que ha recogido la opinión de empleados españoles. Vamos a desmenuzarlo poco a poco.

Ventajas del teletrabajo

El teletrabajo, en el punto de mira de un nuevo enfoque laboral

Comencemos con algunas reflexiones sobre el modelo de trabajo. La incidencia de la crisis del Covid-19 ha transformado los sistemas de trabajo de las empresas y ha potenciado de forma exponencial el teletrabajo. Es una opción lógica.

Si bien ya era un método utilizado en muchos países, (más desarrollado, eso sí, del sector tecnológico y las telecomunicaciones) las excepcionales circunstancias sanitarias lo han hecho expandirse a otros gremios, que se han visto abocados al teletrabajo como forma de proseguir con la producción, un auténtico bote salvavidas.

Las estadísticas son claras y dicen que era un territorio poco explorado antes de la pandemia.

Según Adecco Group Institute durante el 2019, tan solo un 7,9 % de los trabajadores y trabajadoras practicaba el teletrabajo en España al menos una vez a la semana. Una cifra baja en comparación con otros países.

El teletrabajo, un proceso lento que necesita recursos y apertura al cambio

Ha pasado de ser una opción minoritaria a ser algo elemental, subsidiario.

Pero ojo, el teletrabajo no es un sistema simple de implementar ni debe ser tomado a la ligera.

Es un proceso que necesita análisis, admite variables, depende de la comunicación empresarial, demanda un cambio de filosofía en las empresas que no estaban acostumbradas a trabajar así.

¿Cuáles son sus principales ventajas?

Al implantar el teletrabajo, sin duda, vamos a mejorar la conciliación en la vida personal de los trabajadores, que podrán pasar más tiempo de calidad con la familia.

Además, todos los involucrados podrán reducir gastos fijos (tanto la empresa como los trabajadores aliviarán sus bolsillos), se optimizarán los recursos, aumentará la productividad y, por ende, la consecución de objetivos.

Los beneficios de la implantación de este modelo de trabajo ha convencido a los trabajadores.

Un 74% de los encuestados en el estudio Resetting Normal afirma que la mejor manera para conseguir avanzar en su puesto de trabajo y mejorar es, sin duda, el poder combinar el trabajo a distancia con el trabajo en la oficina.

Poder combinar el trabajo a distancia con el trabajo en la oficina es la mejor manera para conseguir avanzar en el puesto de trabajo y mejorar.

¿Están preparadas las empresas para ello?

Se discute la jornada laboral tradicional, continua y encorsetada

Podríamos estar viviendo un cambio de paradigma.

Los trabajadores han descubierto durante la pandemia que hay vida más allá de las 40 horas semanales en horario de 9 a 6 de la tarde (con un descanso para comer) y de lunes a viernes.

Empresas y empleados han apostado por la autonomía, la flexibilidad y lo telemático.

¿El resultado? Una jornada variable más productiva, con horarios cambiantes, un control de jornada digital y, en definitiva, un empleado más satisfecho con sus condiciones.

Y es que la flexibilidad laboral, es decir, la capacidad de las empresas y el trabajador para alcanzar acuerdos en cuanto a horarios y circunstancias laborales en virtud del rendimiento, es otro de los puntos en común de los trabajadores españoles encuestados.

Ocho de cada diez empleados consideran la flexibilidad laboral un factor clave en el futuro de su profesión.

En otros países los datos son muy similares.

Parece que hay consenso en torno a combinar el teletrabajo y el trabajo en oficina.

Un 77% considera un modelo laboral mixto o híbrido como la fórmula ideal para trabajar.

¿Cómo implementar bien el teletrabajo en empresas?

Te ofrecemos una solución digital a medida.

Según Adecco Group Institute, 8 de cada 10 empleados consideran la flexibilidad laboral un factor clave en el futuro de su profesión.

Con Checkplus Presence aseguramos una gestión del tiempo de calidad

Para gestionar y controlar el tiempo de trabajo telemático en una plantilla de trabajadores es preciso contar con una solución digital oportuna. Con Checkplus Presence desde cualquier dispositivo los trabajadores van a poder registrar el tiempo de trabajo desempeñado.

¿Qué beneficios reporta? Esto le supondrá al empresario un ahorro del personal administrativo. Además podrá generar estadísticas valiosas para analizar en qué puede mejorar la empresa y así optimizar la gestión del tiempo gracias a esta herramienta para teletrabajo.

Al empleado también le trae beneficios, pues dedicará las horas precisas al trabajo cumpliendo lo estipulado en su contrato teniendo además controladas sus horas extras, que deben ser remuneradas.

Todos salen beneficiados. Aún hay más ventajas del teletrabajo, uno de ellos es el reskilling. Pasamos a analizarlo.

El reskilling, un necesario reciclaje profesional

Sí, el teletrabajo también acelera el proceso de reskilling. El reskilling se refiera al reciclaje profesional de los trabajadores de una empresa, la adquisición de nuevas habilidades motivada entre otros factores, por el proceso de digitalización.

La opción del trabajo a distancia a través de software digital y aplicaciones para teletrabajo, aumenta las competencias de los empleados en su entorno 2.0 (gestión en remoto, uso de plataformas corporativas, las llamadas soft skills) aplicadas en su actividad diaria.

La adquisición de nuevos conocimientos es también una buena noticia para los empleados. Su perfil profesional será más completo y versátil y su curriculum vitae mejorará sustancialmente.

La vida laboral y la autoformación siempre han de ir de la mano.

Trabajo a distancia

Potenciemos la productividad con una gestión del tiempo eficaz

El teletrabajo bajo un sistema de control presencial disminuirá significativamente las ausencias laborales (como así se ha demostrado allá donde se ha implementado) y podremos reducir el temido presencialismo, uno de los grandes males de la jornada tradicional.

Todo ello pondrá las semillas para conseguir una mayor productividad en la empresa y un mayor grado de autonomía para el teletrabajador.

La jornada mixta o modelo laboral híbrido aquella que contempla el teletrabajo desde casa pero también el tiempo de producción en la oficina, favorece la creatividad.

Buscamos e investigamos nuevas fórmulas de relacionarnos, de ser más eficientes y trabajar en equipo (las stormboard, las videoconferencias múltiples, el chat colectivo, la pizarra digital compartida, etc). Todo ello con el objetivo de generar una interacción más fluida para sacar el trabajo adelante.

La jornada mixta o modelo laboral híbrido, es aquella que contempla el teletrabajo desde casa, pero también el tiempo de producción en la oficina, favorece la creatividad.

Si conseguimos implantar una dinámica laboral que aproveche la jornada mixta para trabajar de forma intensa y colaborativa, habremos sembrado una interesante filosofía empresarial.

Lo ideal es conseguir equipos de trabajo sólidos, en los que exista buen ambiente y se autogenere sentido de pertenencia.

Solo con unas buenas condiciones laborales podremos conseguir que los empleados se sientan parte de los objetivos de la empresa y los intente alcanzar como si fueran propios.

La filosofía de un buen teletrabajo desecha la sobreexplotación (muchas veces autoinducida), y por el contrario intenta optimizar los tiempos.

La idea es que los empleados tengan garantizado su derecho a la conciliación y, por consiguiente, permanezcan a gusto en la empresa siempre con un alto grado de compromiso.

No te pierdas nuestros últimos artículos sobre actualidad y digitalización en el área de RRHH